El descubrimiento de la luna

La luna es la responsable del 70% de las mareas. Los seres humanos estamos formados por agua entre el 50% y 70%… Por tanto, la luna tiene un impacto en nosotross/as.

Desde pequeña he mirado al cielo fascinada por las estrellas y la luna. Siempre he sentido una gran atracción hacia ella. Quiero compartir un relato que escribí cuando tenía 20 años y que iba destinado a un niño muy especial para mí.

Relato:

Pablo y la luna

Érase una vez que se era un niño llamado Pablo.

Todas las noches miraba a la luna desde su ventana.

No comprendía porque esa inmensa pelota blanca estaba tan tan lejos y no podía nunca alcanzarla… por mucho que estirará su brazo.

Cada noche, antes de irse a dormir le decía: ¡ Luna lunita algún día llegaré hasta ti, y jugaremos horas y horas !.

El sueño de Pablo

Esa noche soñó algo maravilloso: las estrellas hicieron una escalera desde su cama hasta la luna.

Pablo muy despacito fue subiendo cada peldaño, estaba asombrado de la belleza de las estrellas, eran mucho más grandes y brillantes de cómo las veía desde su ventana.

Una a una, fue subiendo por esa escalera resplandeciente y poco a poco, cada vez se iba alejando más y más de la ventana de su habitación.

Cuando sólo quedaban dos estrellas levantó la cabeza y vio a la  luna muy sonriente.

Pablo no sabía que decirle, la miraba asombrado.

  • Hola, tú debes de ser pablo, ¿me equivoco?
  • Si,… digo no,… sí soy Pablo.
  • Sé muchas cosas de ti.
  • ¿De mi?… Decía sorprendido y un poco asustado.
  • Sé entre muchas cosas cómo te llamas, tu edad, tu comida favorita, y sé donde vives.

Sé que cada noche te asomas a la ventana y sueñas con jugar algún día conmigo.

Pues bien… dime ahora que estamos juntos  ¿A qué quieres jugar?

Pablo no sabía lo que estaba pasando pero le encantaba , la luna le hablaba, las estrellas  formaban una escalera…

  • ¡Quiero que nos disfracemos de payasos! , ¡ quiero dar vueltas sobre ti!, ¡ quiero ser una estrella azul!…
  • Recuerda Pablo soy muy grande, tan grande que no puedo ser de una sola persona, pero recuerda también que a pesar de eso siempre estaré contigo.  
  • ¡ Quiero abrazarte Luna Catalina !… y de repente… ¡ plasss! Pablo abrió los ojos.

Al despertar vio que a quien estaba abrazando era a su almohada, descubrió que todo había sido un sueño.

 Fue corriendo a la ventana y la luna seguía allí, grande, pero no tanto como en su sueño. Las estrellas seguían siendo las horquillas del cabello de la luna que  es ese cielo negro inmenso.

Pablo comprendió que hay cosas que no puede tener; pero nunca olvidará las palabras que la luna le dijo en su sueño, igual que tampoco olvida las cosas importantes y cariñosas q le dicen aquellas personas que le quieren.

La luna siempre estará con Pablo, mientras que él siga creyendo en los sueños y  siempre le iluminará esas noches oscuras.

Así empieza todo…

Mioma

Tras mi divorcio, hace 4 años me detectaron un mioma en el útero. En un principio medía 3 cm pero fue aumentado y hace un año y medio medía 7 cm.

La ginecóloga que llevaba mi caso, no quería operarme al no ser madre y ser joven , por si más adelante quería quedarme embarazada.

Riesgos

Uno de los riesgos de esta operación es la hemorragia durante la cirujía, con lo que ello conlleva, extirpación del útero.

Por lo que continúe tomándome las pastillas anticonceptivas para prevenir menstruaciones dolorosas, hemorragias… ( desde los 17 años hasta hace un año y medio he estado tomando las pastillas: hormonas alteradas, ovarios poliquíptico, supuesta endometriosis…).

Tratamiento

Pero en una de las revisiones y al observar que el mioma crecía muy rápido, me propuso un tratamiento que consistía en retirar la regla durante un año para parar el funcionamiento de los ovarios y evitar que siguiera creciendo.

Ella estaba muy convencida de que era lo mejor para mí en esos momentos, por lo que accedí.

Intoxicación

Cuando iba por el cuarto mes de tratamiento, me llama esta misma ginecóloga para advertirme que parara inmediatamente el tratamiento, que lo interrumpiera ya que estaba habiendo casos de daños hepáticos irreparables, por lo que debía hacerme un estudio para ver el estado de mi salud.

La ginecóloga me advirtió que al parar el tratamiento, debía volver con las anticonceptivas.

En ese momento, decidí que no iba a intoxicar más a mi cuerpo , que ya había sido suficiente.

Descubrimiento

Empecé a buscar otro tipo tratamientos alternativos, cuidando la alimentación: evitar el consumo de soja y otros alimentos, siendo consciente de mi útero mediante mantras, respiraciones..todo ello bajo los consejos de una matrona prima de mi mejor amiga.

Luna roja, mujer cíclica

Ella me habló del libro Luna Roja, me fascinó como se reivindicaba el poder de las mujeres capaces de dar vida y proveer de alimento mediante sus pechos.

En este libro se proponen meditaciones para conectar con tu útero, un útero estrechamente relacionado con las fases de la luna y los arquetipos.

Coincidió que en un retiro de silencio cuya facilitadora fue Luisa Aguacil,

mediante distintos movimientos , respiraciones conscientes y lugares sagrados…volví a conectar con mi útero.

Sentía que algo dentro de mí estaba cambiando. Volví a ir a la ginecóloga, y el mioma que medía 7 cm, ahora medía 3 cm.

Reconectando

¿Por qué?…no lo sé, pero fue el inicio de la conexión con mi útero, de mis antepasadas, de los arquetipos femeninos: dondella, madre, chamana y anciana que corresponden con las fases de la luna…

Hace poco terminé el curso » Las cuatro lunas en mí» que junto con el Libro Luna Roja está despertando en mí la conexión con la luna y su poder.